Nuestras Fiestas

La devoción al santo patrón de los agricultores se ha manifestado en Yecla a lo largo de más de tres siglos.

Todo parece indicar que el culto y la devoción a San Isidro en Yecla, se inicia en el siglo XVIII con la constitución de la Real Empresa de Iluminación de Aguas de San Isidro en 1816, aunque no se han encontrado evidencias hasta hoy que lo demuestren.

En este sentido, Ortuño Palao y Ortiz Marco, aseguran que la actual calle de San Isidro de Yecla ya se denominaba así popularmente a mitad del siglo XVIII, aunque en el plano existente de la villa del último cuarto de siglo la actual calle de San Isidro no existe, al quedar la misma a las afueras de la población.

También afirman la posible existencia de una ermita con tal adoración, construida en ese siglo, señalándose incluso el inicio de su construcción en 1710. Como no indican las fuentes en las que basan tales afirmaciones, no se han podido cotejar los extremos anunciados, dudando sobre las mismas, ya que tampoco aparecen datos en la documentación referente al siglo XVIII.

Con motivo de la creación de la Real Empresa de Aguas de San Isidro entre los años 1816-1818, se realizó la primera imagen del Santo patrón documentada en Yecla, ubicándose la misma, a finales de 1818, en una antigua hornacina de una de las capillas de la ermita de Santa Bárbara.

El pueblo de Yecla, mayoritariamente agricultor en los siglos XVIII y XIX, mantuvo su devoción, expresándolo de distintas formas, como son una escultura en la Basílica de la Purísima y letras de canciones populares.

El encargo en 1943 de la nueva talla de San Isidro Labrador, por parte de la Hermandad Sindical de Labradores y Ganaderos de Yecla, al escultor alcoyano Miguel Torregrosa Alonso, impulsará el culto al santo en Yecla, y dará inicio a los festejos en honor al mismo. Siendo en el 15 de mayo de 1945 la primera ocasión en Yecla en que se procesión a la imagen del Santo, constituyendo el origen de las actuales Fiestas de San Isidro Labrador en nuestra ciudad. 

Será ya en el 1949 cuando se habla de “Gran procesión”, misa cantada y “programas especiales sobre las fiestas populares”, añadiéndose por primera vez al desfile una yunta de bueyes seguido del cortejo de tres grupos de mujeres, la imagen de San Isidro portada en andas por mozos vestidos de labradores, siguiéndoles largas filas de agricultores, y cerrando la comitiva de la época. 

En 1950 destaca la incorporación, por primera vez, de carros engalanados. 

Las fiestas de 1951 vieron aparecer importantes incorporaciones, se publicó el primer Programa de Fiestas y se vio desfilar la primera carroza realizada con la técnica del papel de seda. En esta fecha se incorpora la antigua imagen de Santa Maria de la Cabeza realizada en Olot (Gerona) desconociendo la fecha de realización y participando en las fiestas durante cuatro años, desde 1951 a 1954, no participando durante los dos años siguientes. 

En el año 1952 la Cabalgata de Carrozas y caballerías adornadas y enjaezadas, con sus respectivos Labradores y Labradoras y por primera vez en Yecla, se inició la conocida como Batalla de Flores, donde fueron arrojadas desde las carrozas y balcones de las casas existentes en el recorrido, una gran multitud de flores, dulces, confetis y serpentinas. 

La Cabalgata de 1957 se caracterizo por varios hechos significativos, ya que se adquiere por la Hermandad Sindical de Labradores a la Casa Nazaret “Casa del Clero” en Madrid la actual imagen de Santa Maria de la Cabeza y por primera vez participó un vehículo a motor, aunque realmente su uso no estuvo permitido para los concursantes, hasta un año después.

A partir de entonces han aumentado los premios y trofeos, donados tanto por autoridades, organismos oficiales y empresas particulares. Esta fiesta eminentemente popular, ha ido adquiriendo una proyección cada vez mayor y se han ido incorporando una serie de actos que han enriquecido y mejorado la fiesta.

El origen de la técnica para engalanar los carros y carrozas adornadas parece ser que arranca en los años 1910-1915, en los que con motivo de la beatificación de Pompilio Mª Perroti, se confeccionaron varias carrozas, donde se representaban las profesiones más usuales de esa época. En el año 1916, en la fiesta del coso azul y blanco, hoy desaparecidas se sacaron carrozas. En 1930, Teófilo Villanueva, empleó la misma técnica para realizar unos grandes paneles que representaban unas ánforas con rosas, que se colocaron a ambos lados del altar mayor de la Basílica de la Purísima en el mes de mayo.

La técnica empleada consiste en pegar infinidad de "papelicos" de seda o manila de múltiples colores, cuadrados de un tamaño aproximado de 7x7 cm., que se enrollan en cucuruchos y se pegan con cola sobre las estructuras de las carrozas, antiguamente se pegaban con un engrudo de harina y agua.

Los materiales utilizados son muy diversos, cartón, hierro, corcho, madera, goma espuma y plásticos; algunas carrozas llegan a sobrepasar los 5,50 metros de altura; son verdaderas obras de arte con mucho colorido e ingenio.

El diseño y la elaboración corren a cargo de las peñas, que de forma artesanal, se reúnen por las noches después del trabajo y los fines de semana, para confeccionar durante varios meses sus carrozas.

Los temas de las carrozas antiguamente iban relacionados con el campo y los títulos eran críticas en forma de verso. Hoy en día el tema ha variado, en la categoría de adulta son temas relacionados con el campo, Yecla y costumbres populares, en la categoría infantil, es más fantasía.

 

 

Grupo SIM Soluciones i+D+I

Excmo. Ayuntamiento de Yecla Concejalía de Festejos.

Federación de Peñas San Isidro Yecla

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia al navegar por nuestra web. Uso de cookies. Quiero saber más